Valenzuela y la inmortalidad

Por Edmond De Estrella.'


“El beisbol es analogía de la vida misma”. El "beis" es situacional, debes prepararte para enfrentar cada momento con diferentes alternativas. Reducirte a un solo camino te limita y pone en riesgo el triunfo.

Corriendo a primera base. “Si quieres algo, deséalo tanto que la vida lo otorgue”, claro con sustento para que la puerta se abra. Así la visión del Comité formado para impulsar a Fernando Valenzuela, al Salón de la Fama de la Major League Baseball (MLB), donde, quienes eligen, decidieron que no reunía méritos para ser inmortal; “no cumple con números requeridos” y sí, no es argumento menor, pero también lo es que la trascendencia de Fernando va más allá de Pitágoras y sus teoremas, porque el deporte profesional no sólo son victorias y derrotas.

Robando segunda. Valenzuela fue principal atracción del MLB cuando jugó con Dodgers (81-90) promediando 40,000 retratados en taquilla cuando subía a la loma y lo logró pese a que su novena tuvo cuatro campañas perdedoras, así como carrusel de novatos, “que no podían fallar” pero terminaron siendo un fiasco, tanto por sus resultados, como por no brindar espectáculo. En 1986 fue el extremo, cuando LAD quedó en penúltimo lugar de división con 73 victorias, 21 de ellas del sonorense (30%).

Camino a la antesala. El eterno 34 cubrió objetivo del equipo angelino y de Grandes Ligas: involucrar aficionados latinos, mexicanos en particular, en el juego. Desde 1958 buscaron figura para atraer a los paisanos en la Alta California y en 81 llegó el símil al San Francisco del Siglo XIX, cuando se descubrió Sutter’s Mill: encontraron oro, veta que duró y aprovecharon a la perfección, tan así que Fernando puede ser considerado el pelotero más popular, el más taquillero y esos son números que sirvieron para mantener al "beis" en el gusto y produciendo carretadas de billetes verdes.

Barridos en home. Para que un pelotero llegue al Salón de la Fama, además de sus records, cuenta: habilidad, integridad, deportivismo, carácter y contribución al juego. La Fernandomanía se cuenta en libros, pero ninguno alcanza a transmitir aquellas emociones en parques de pelota o viendo TV; chicas besándolo en el diamante, moda de playeras manga azul ¾ con el 34 reluciendo orgullosamente en el pecho; correr de escuela, del trabajo, a casa para ver al de la mirada al cielo. Abrió Juego de Estrellas de 81, para que su imagen reconciliara MLB con público dolido por la huelga. ¿Faltan números? Sí, pero Valenzuela fue y es para el beisbol, mucho más que, por ejemplo, 270 triunfos, 1,628 carreras producidas o .289 pct. de bateo.

Jugada en Revisión. ¿Los números lo son todo? ¿Realmente quien tiene más records es siempre el mejor o el único que merece gloria? No sólo hay que tomar en cuenta “cuántos triunfos” sino “cuándo y cómo los logró”, el "beis" no es matemáticas, sino técnica, valores e historia.

Recent Posts

See All

Altuve (rodilla) a la espera de los exámenes

By Brian McTaggart/MLB.com.- HOUSTON -- Los Astros están esperando los resultados de una prueba de resonancia magnética que se le hizo a la rodilla derecha del venezolano José Altuve, que dejó la vict

©  2019 laestufacaliente.com