Un angiograma demuestra que las arterias de René Cárdenas están limpias.


Por Carlos López.’

Es con gran gusto que me dirijo a los lectores de la “Estufa Caliente” para referirme al episodio reciente en la vida del Creador y Principal Impulsor de esta publicación electrónica que lleva ya muchos años informando y deleitando a sus lectores que residen en muchísimas ciudades de este gran Continente Americano, desde Alaska hasta Tierra del Fuego. Existen también otros en España y otros países que disfrutan leyendo lo que aquí se publica y de vez en cuando se comunican con René “El Chelito” Cárdenas.


Fue hace apenas unas pocas semanas que el siempre disciplinado en el comer adecuadamente y en el fortalecimiento de su Sistema Inmunológico, junto a su señora Jilma Molieri de Cárdenas quien siempre se ha preocupado en forma práctica de cocinarle suculenta pero muy sanamente, se sorprendieron de los resultados de examenes rutinarios practicados a René que les alertaban de una condición probable de mucho cuidado.


La prognosis informaba de la sospechada existencia de bloqueos masivos en el sisema circulatorio muy cercano al corazón de René. Había que practicarle un examen invasivo para corroborar el grado de reducción circulatoria existente y determiner si se necesitaría algo más que la sola inserción de “stents” en varias partes de sistema circulatorio.


Esta preocupación embargaba igualmente a Jilma, pero ambos con la firmeza de carácter que les distingue se revistieron de una FE y CONFIANZA elevadas en la Divinidad y con aplomo enfrentaron el paso siguiente que incluía una intervención delicada en un hospital tan pronto como fuese posible.


Dadas las circunstancias imperantes, impuestas por la Pandemia COVID-19, no era muy rápido conseguir cupo en las listas para procedimientos delicados como ese en el Sistema hospitalario de Houston, la cuarta ciudad más populosa de los Estados Unidos. A esto había que agregarle que los riesgos de contaminación, son por lo regular más elevados en el ambiente hospitalario, por muchas precauciones que tome el personal sumamente entrenado y experimentado que allí se desempeña.


A esto se agregaba que por la Gracia Divina y los cuidados dentro de los que rutinariamente los Cárdenas han conducido sus vidas, René ha llegado a niveles admirables de longevidad tal que sin menoscabo mayúsculo alguno de sus facultades físicas y mentales, continua gozando de una existencia muy sana y alegre que es contagiosa para quienes hemos tenido el gusto de conocerlo por décadas.


Con todo, su edad representaba un elemento que los cuerpos médicos y sus auxiliares de primera línea veían con cierta cautela, pero en la preparación para el día de la intervención, todo indicaba que sus condiciones generales de salud eran tales que perfectamente podría resistir el procedimiento invasivo que necesitaba hacérsele.

Llegó el día. La operación para poner los “stents” empezaría a las 7:30 a.m. y debía estar en el hospital a eso de las 5:30 a.m. Se había dicho a los Cárdenas que duraría algunas horas para poder cerciorarse muy bien de los lugares donde se requeriría insertar los “expansores” (stents) en las áreas del Sistema Circulatorio de René que se encontraban obstruídas.


Por disposición divina en media hora René estaba fuera del quirófano sin que hubiera necesitado le insertaran ningún “stent”. El cuerpo médico y sus asistentes estaban atónitos de ver que “El Chelito” estaba “LIMPIO” y que el estado de su Sistema Circulatorio que se creía necesitaba la intervención estaba en realidad muchísimo major que personas mucho menores que él. Cuando ya René estaba normalizado sin los efectos de la anestesia y le informaron de su estado de salud real, y lo felicitaban con alegría inusual y ya Jilma había sido informada de los resultados, a todos les parecía milagroso y los Cárdenas dieron Gracias a Dios.


Seguiremos pues disfrutando de los escritos de René, y él de los excelentes cuidados de Jilma pues evidentemente eso lo ha mantenido saludable y siempre contento.


A nombre de todos los que de una u otra forma, incluyendo los lectores de “La Estufa Caliente”, estamos ligados a esta publicación electrónica, y hemos seguido la vida estelar en el mundo de los deportes de este brillante exponente de su país de origen, Nicaragua, y destacado miembro de la Prensa Deportiva de los Estados Unidos, iniciador de la locución jugada por jugada, en español, de las Grandes Ligas del Beisbol Profesional, nominado varias veces al Salón de la Fama en Cooperstown, FELICITAMOS A RENE Y JILMA, y nos felicitamos a nosotros pues seguiremos “al pie del arpa” atentos a sus producciones.


Reitero el reconocimiento y agradecimiento a René, a nombre de todos los lectores de este espacio deportivo ameno, siempre respetuoso ymuy acucioso, para agradecer una vez más a “El Chelito” por toda una vida dedicada con sumo profesionalismo no solo a realizar una labor agradable para millones en toda su carrera sino a conducirse con caballerosidad en el micrófono y por la brillantez descriptive en las notas escritas sino más importante al lado de su estimable esposa, Jilma Molieri de Cárdenas.

Gracias a Dios y Gracias René. Adelante que aún hay mucha tierra que jalar.


Foto: Carlos López aparece lanzando la primera bola de un juego de los Astros en el Parque Minute Maid durante la celebración de un cinco de mayo.

Recent Posts

See All

Con HR de Bellinger, Dodgers van a la SM

ARLINGTON, Texas, EE.UU. -- Los Dodgers de Los Ángeles empezaron a celebrar cuando Cody Bellinger envió la pelota hacia lo más profundo de la noche en Texas. Bellinger lanzó el bate a un lado y trotó

©  2019 laestufacaliente.com